Fe o Dinero, ¿Qué gobierna a la Iglesia Católica Romana?

Sr Obispo Abg. Pedro Pablo Hernández Ruiz

El Papa Francisco, en su Exhortación Apostólica Evangelium Gaudi, solicita a la Iglesia Católica Romana, que sirvan a los prójimos con alegrías y sencillez de corazón, basados en los principios de la fe en Jesucristo, que “salieran a buscar a la gente para atraerlos a la Iglesia, siempre dentro de las enseñanzas y doctrinas”. En la doctrina social de la Iglesia, se hace una opción por lo pobres y se busca los caminos para alivianar los conflictos que sufren, y el Concilio Vaticano II exhorta a los cristianos católicos  a ser comprometidos con las necesidades del pueblo, de igual manera es deber intemporal de toda organización cristiana, y particularmente es dogma de la Iglesia Católica Romana el guiar a los pueblos a la rectitud moral.

Es por esta causa que me impresiona la actitud de la jerarquía de esta Iglesia en Venezuela, ¿Cómo es posible que la lucha ideológica contra un grupo político se deba a algo tan temporal como el dinero?, para hacer un breve recuento, podemos apreciar a la Jerarquía Eclesiástica en los primeros años muy cercana a Chávez, (habían muchos sacerdotes incluyendo al “Padre” Palmar y algunos Obispos que sin pudor alguno se declaraban afectos al chavismo) para después del año 2000, separarse abruptamente y comenzar una campaña de descredito, acusaciones y aseveraciones, no sustentadas en la realidad, ¿Qué pasó en esos años? ¿Qué cambió? Bueno al aprobarse la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en 1.999, se aplicó la nueva legislación de forma uniforme a todos los grupos religiosos, y se le quitó las ayudas directas a los Católicos Romanos y se les colocó en la misma situación que los demás grupos, es decir, el Estado laico decidió no dar más dinero a una sola religión, en lugar de eso dejaron a todos en igualdad de condiciones.

En su soberbia, contraria a los principios cristianos, la Iglesia de Roma se cree superior a todo cristiano que piensa distinto a ellos, y no acepta la igualdad conferida a todos aquí en el país, de allí el incesante ataque a cualquier posición asumida por el Chavismo, pero lo más vergonzoso, es oír a un  laico comprometido, sacerdote u obispo, llegar al extremo de agredir directa o indirectamente a feligreses que pertenecen a esta tendencia política en medio de la misa, rezos o cualquier otro acto litúrgico, alejándolos de la Iglesia, muchos aún lamen sus heridas y lloran por el daño causado por sus pastores, y han generado la defensa furibunda de sus posiciones en estos feligreses chavistas, lo que ha dado lugar a las tristemente celebres discusiones dentro de la Iglesia.

En medio de este estado de cosas, los Obispos de la Iglesia de Roma en Venezuela aplicaron una medida de abogar por la intervención política, militar o económica de países extranjeros, en el devenir político interno del país, como en el caso de la mal llamada ayuda humanitaria, donde obvian la opinión del organismo internacional que se encarga de dicha materia que es la Cruz Roja Internacional, que manifestó en reiteradas oportunidades que esa acción a la cual el Gobierno de Venezuela se negó soberanamente, no presupuestaba los extremos del derecho internacional humanitario para considerársele ayuda humanitaria, y finalmente se colocan el la posición de hacerle el juego a un pequeño grupo de políticos venezolanos, que ni siquiera representan a la mayoría de los opositores y plegándose a las opiniones mas sensibles que sirven para justificar la injustificable agresión contra el país, que aunque quieran disfrazar de acciones solo contra el gobierno tienen consecuencias negativas en todos nosotros ¿dónde queda el ponerse del lado de los necesitados?, o cayendo en excesos tan grandes como oír a un Obispo de esta organización, pueden buscar en Youtube el video donde aparece Monseñor Mario Moronta Arzobispo de San Cristóbal, hacer una comparación entre Cristo y Juan Guaidó, llamándolo salvador de Venezuela, cuando lo que más caracterizó a Nuestro Señor Jesucristo fue el cumplimiento de la norma, mientras que Guaidó violando la norma constitucional, se proclama “presidente” sin que se dieran ninguno de los presupuestos jurídicos que para tal efecto contiene la Constitución y usando un mecanismo no contemplado, recurre a la autoproclamación.

En lugar de esto, los Obispos deberían hacer todos los esfuerzos posibles para colocarse del lado de la razón sin que eso signifique plegarse al otro grupo político, y así constituirse en el puente, espacio vital, y lugar de encuentro de los venezolanos de las diferentes posiciones que cubren la intensa gama de la conciencia política del país, y así lograr el fin de ganarse el título de hijos de Dios, como lo dice Nuestro Señor Jesucristo, cuando en la bienaventuranzas del Sermón del Monte, le dice a los pacificadores serán llamados hijos de Dios.

Más extraña resulta la contradicción de ayudar al pueblo por medio de la organización internacional caritas y a la vez apoyar a los que solicitan a países que sostengan posiciones hostiles frente a Nuestra Nación y a su Gobierno,  que debemos aclarar no es le mejor que pudiésemos tener, pero, se eligió dentro de los parámetros de la Constitución y la Leyes, en este entramado de contradicciones, pierden el único norte de una organización como es la Iglesia Católica Apostólica Romana, que es ejercer la rectoría espiritual de los miles de venezolanos que manifiestan su adhesión a dicha organización religiosa, peor aún, pierden la oportunidad de servir a Dios en el corazón de todos los venezolanos y fomentar la moral y ética que el país requiere, verdadero mecanismo de cambio y transformación que pudiera llevarnos a la salud social que todos aspiramos.

Claro, para lograr esto necesariamente debe darse una conversión de la jerarquía de la Iglesia en Venezuela, para que al igual que en tiempos de San Ignacio de Loyola y San Pedro Canisio, (San Peter Kanish) sigan el ejemplo de San Francisco de Asís y vuelvan a Cristo, alejándose de la vanidad de los beneficios y prerrogativas de la temporalidad y busquen los bienes superiores, logrando dejar llevarse por el dinero, los placeres excesivos y la falta de moral y ética y entregarse a los principios de honestidad, humildad, frugalidad, decencia, fe y caridad que deben regir la vida de sacerdotes y laicos cristianos, que son los valores que le hacen falta a nuestro pueblo para crecer en la verdad y ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo.

Solo espero pronto ver corregidos los vicios y levantadas nuevas fuerzas cristianas que se opongan a la decidía política e inmoral accionar en el país y que todos los creyentes podamos abrir la brecha para una verdadera libertad e independencia de nuestro pueblo, en una sociedad regida por los valores de la solidaridad, justicia, moral y sobretodo conciencia cristiana que formaron a la Iglesia como se expresa en los texto del primer siglo, como por ejemplo en el libro de los hechos de los Apóstoles Capitulo 2, versos 43 al 47,

…“ 43 Todos estaban asombrados a causa de los muchos milagros y señales que Dios hacia por medio de los Apóstoles.

44 Todos los creyentes estaban muy unidos y compartían sus bienes entre si; 45 vendían sus propiedades y todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno.

46 Todos los días se reunían en el templo, y en las casas partían el pan con alegría y sencillez de corazón.

47 Alababan a Dios y eran estimados de todos, y cada día el Señor hacía crecer la comunidad con el número de los que él iba llamando a la salvación.”… (resaltado y subrayado nuestro)

Versión  de traducción de la Santa Escritura, DIOS LLEGA AL HOMBRE DE LAS Sociedades Bíblica Unidas  2004, con la autorización del Concejo Episcopal Latinoamericano  CELAM.

Aunque este tema tiene más que decir a través de la historia, prefiero quedarme con lo que inmediatamente nos aqueja en nuestro país y oro por la transformación y conversión de todos, que Dios nos bendiga y nos guie.

Sr Obispo Abg. Pedro Pablo Hernández Ruiz

Obispo de la Iglesia Anglicana de la República Bolivariana de Venezuela para los Estados Sucre, Monagas, Nueva Esparta y Norte de Anzoátegui

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No Comments Yet

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Tweets

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar