El peligro que corren Los Evangélicos

Sr Obispo Abg. Pedro Pablo Hernández Ruiz

En lo personal y teológico yo no tengo grandes conflictos con los hermanos protestantes que se unen a las organizaciones evangélicas, y soy un furibundo defensor de la libertad de culto y el respeto a la posiciones ajenas, pero, es necesario analizar algo que se ha desatado dentro de estas organizaciones.

En tiempos recientes hemos visto como un sinnúmero de “Pastores”, se han hecho parte de la política de forma directa dentro en nuestra nación Venezuela, optando a cargos de alcaldías, gobernaciones e incluso la presidencia de la República, cuando nuestra Constitución Establece el estado seglar como requisito para la postulación a la Presidencia de la República y ellos pertenecen a un clero.

Pero mas allá de la violación, en mi criterio, del texto Constitucional, que además incluye en el tema político al religioso, que genera los riesgos que todos conocemos en los países donde estos condimentos sociales se mezclaron, por ejemplo lo que ocurre en el medio oriente con ISIS, las guerras religiosas de México, Francia, Inglaterra, etc,  lo que más me afecta en mi ser moral, es el abandono de los seguidores de estos Pastores, que son llevados a la terrible encrucijada de seguirlos en lo político o en los espiritual, con las contradicciones que esta dicotomía genera, por ejemplo vemos lo que ocurre con el movimiento MARANATA, que en los últimos años se había convertido en un aglutinador de muchos seguidores, colocando el calle y en la conciencia colectiva aquella maravillosa frase “EL Evangelio Cambia” y que fue utilizada contraria al fin y propósito original, para generar la candidatura del Pastor Javier Bertucci a la Presidencia de la República, al concluir la campaña aquella presencia de seguidores que se había apreciado antes, se vio sensiblemente disminuida, aunada a la decepción y la perdida de la credibilidad como líder espiritual, del Pastor Bertucci.

Por otra parte es muy destructiva, la manipulación religiosa, basadas en las supuestas revelaciones sobrenaturales, experiencia que se hace patente en el movimiento político Nueva Visión País (NUVIPA), un grupo de Pastores, a nivel nacional han anunciado que “recibieron de Dios un mandato de participar en política… porque es a los “hijos de Dios” a los que le corresponde gobernar el país para el bien”…, por cierto se refieren a los “hijos de Dios” como a ellos mismos, excluyendo a laicos de sus organizaciones y a los demás creyentes no pertenecientes a los movimientos evangélicos que puedan postularse, así vemos candidatos de esta organización afirmar que serian, alcaldes, gobernadores e incluso presidentes, porque “Dios así les dijo que iba a suceder”, de ser cierto ¿Qué pasó con el poder de Dios?, ¿Se “equívoco” el Espíritu Santo?, bueno sabemos que es imposible dudar de Dios ya que es Omnipotente, Omnisciente, y Omnipresente ¿entonces qué pasó?, paso que no hay tal “visión”, las Iglesias no sirven para generar liderazgos políticos en el sentido tradicional de política, pero, estos lideres se van en ida y vuelta de candidatos a pastores, según sus conveniencias personales .

No quiero decir que es un mal que solo afecta a los movimientos evangélicos, digo que en dichos movimientos, es donde se hace mas patente de forma directa, ya que en otros grupos religiosos se hace lo mismo de forma más velada y tendenciosa ocultando las intenciones de sus líderes en materia temporal, no estoy llamando a la neutralidad de pensamiento en la Iglesias, hablo del respeto a todas las tendencias de los miembros, participantes y creyentes, sin utilizar los principios espirituales para manipular tendenciosamente a nadie.

Ahora bien, hay que establecer que cada tipo de liderazgo es en si mismo una función social, hay liderazgo económico, social, comunicacional, espiritual, etc. cada vez que alguien abandona su función social, deja huérfanos, a los que dependen de esa función, y quienes tenemos fe en Dios, sabemos que eso es muy grave, para la salud social, es por eso, que le hago un llamado al liderazgo espiritual en general, cumplamos nuestra función social y seamos consecuentes con nuestra fe, sin perder la sensibilidad hacia los mas débiles, sirviendo de voz a los que no tienen voz y guiando a todos a la moral, ética y practicas cristianas que nos lleven a un mejor destino, con nuestras vidas de ejemplo. Cada líder espiritual tiene derecho a tener su posición personal en lo político, pero no tienen derecho a manipular la fe para su beneficio personal, eso se ha hecho con el liderazgo económico, social y comunicacional, pero no cabe en el liderazgo espiritual y religioso.

Sigo pensando que la necesidad principal del país en este momento es el cambio de costumbres poco asertivas y  la transformación del modelo de construcción social que tenemos, para abrir paso a una verdadera transformación del fondo social, para ello es urgente que el liderazgo espiritual despierte y tome su verdadero rol en la sociedad, influyendo en la familia, en la vida social, en la vida económica, pero sobre todo en el ser interno de cada venezolano, hasta poder construir a los hombres y mujeres que sirvan para crear la sociedad justa y equilibrada, fundamentada en la conciencia colectiva del bien común, todo conforme a los principios espirituales del cristianismo, sin que por esto se excluya a los demás pensadores y constructores de modelos.

Finalmente dejo al criterio de cada cual, donde se va a reunir a compartir la fe, pero considere si en esa agrupación respetan su libertad o por el contrario le inducen a una forma de pensamiento, contraria al tiempo que vive e inclinada a los intereses de sus lideres y no de Dios, ni del país.

Sr Obispo Abg. Pedro Pablo Hernández Ruiz
Obispo de la Iglesia Anglicana de la República Bolivariana de Venezuela para los Estados Sucre, Monagas, Nueva Esparta y Norte de Anzoátegui

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

No Comments Yet

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Tweets

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar